EE.UU. no debe engañar a la sociedad internacional

El día 22 de diciembre del año pasado, el Consejo de Seguridad de la ONU, bajo la iniciativa de EE.UU., aprobó por unanimidad la resolución 2615 de no aplicar sanciones a las actividades de cooperación y la circulación de materiales y capital para eliminar la crisis humanitaria de Afganistán.

Estados Unidos, que volvió las espaldas a la peor crisis humanitaria creada en este país y ha venido insistiendo en las sanciones continuas en contra del gobierno provisional de Talibán hasta ahora, se cambió bruscamente y se ha puesto a la cabeza en proponer que no se apliquen las sanciones a la asistencia humanitaria para los 25 millones de afganos que sufren de hambre. ¿Cuál es la intención de EE.UU. que dirigió tal drama extraño?

Aunque EE.UU. se da aire de beneficiador, fingiendo que está preocupado por la solución de la crisis humanitaria más que nadie, en realidad, no ha cancelado la congelación de más de 9000 millones de US$ necesarios para el desarrollo normal de este país.

La intención estadounidense persigue eludir la crítica y la denuncia de la sociedad internacional por haber acarreado la peor crisis humanitaria, y, por otro lado, mantener obstinadamente las sanciones, y de esta forma domar al gobierno de Talibán a su gusto.

En la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para la solución del problema humanitario en Afganistán, China y Rusia, exigieron a EE.UU. la pronta cancelación de la medida de congelación de los fondos y, el pasado 10 de enero, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China sostuvo que EE.UU. no debe echar la sal en la herida del pueblo de este país y tiene que compensar los daños ocasionados durante 20 años pasados.

Por otra parte, el primer día de enero del año nuevo 2022, en la capital Kabul, miles de habitantes se lanzaron a las calles y desplegaron una manifestación en demanda del levantamiento completo de las sanciones de EE.UU. por la restauración del país  y, el pasado día 19, el premier interino del gobierno provisional de Talibán dijo en una reunión de consulta económica que la causa importante de la actual crisis  consiste en la congelación de los fondos en el extranjero y exigió a EE.UU. cancelar sin demora la congelación de los fondos.

Como muestran todos los hechos, los pueriles métodos de EE.UU. que pretende engañar a la sociedad internacional no podrán evitar las protestas y condenas internacionales aún más grandes con el paso del tiempo.