¿Para qué sirve el impuesto sobre la sangre?

Recientemente, las autoridades surcoreanas tratan de comprar 20 cazas Stealth F-35A más después de comprar 40 cazas.

El F-35A es una especie de masa de defectos que no puede garantizar su rendimiento.

Se encontraron 910 defectos técnicos cuando fue desarrollado en 2006.

El Departamento de Defensa de EEUU admitió más de 870 defectos que no se pueden arreglar a mediados de enero del año pasado.

A través de sus informes anuales, el Bloomburg expuso que el F-35A tenía muchos defectos, incluyendo el software y el hardware, a pesar de haber sido instalado con más de 800 piezas electrónicas.

Los expertos militares expresan sus dudas sobre la capacidad del F-35A.

El F-35A debe ser reparado sólo en el extranjero, incluso en EE.UU., cuando está fuera de servicio, ya que las autoridades militares surcoreanas no tienen capacidad para repararlo.

Se tarda más de 90 días en arreglarlo y no se ha permitido mejorar su rendimiento sin la aprobación de EEUU.

Se necesitan 36.000 dólares por hora para su funcionamiento y decenas de millones para su mantenimiento y arreglo anual.

El F-35A no es más que más patrañas.

Es un acto insensato comprar tales cosas de mala calidad que ofrecen una cantidad colosal de impuestos de sangre exprimidos del pueblo.

Además, la introducción del material militar de EE.UU. desbarata los lazos intercoreanos.

Las actuales autoridades surcoreanas han hablado de «paz» en público y fomentan la crisis bélica por detrás.

El amplio espectro del pueblo surcoreano denuncia que los dobles actos de las autoridades surcoreanas son la causa principal del deterioro de los lazos intercoreanos y de la ruptura de la paz y la incitación a los disturbios de seguridad.