Desilusión con los círculos políticos.

Con las elecciones presidenciales a la vuelta de la esquina, la opinión del pueblo surcoreano sobre los círculos políticos está firmemente enfriada.

Esto se debe al abuso de poder y a los chanchullos de los candidatos a la próxima presidencia y a la continuidad de los desplantes.

Mientras tanto, los partidos del gobierno y de la oposición se dedican a buscar votos con toda clase de apaciguamientos y palabras melosas. Esto agita el sentimiento público y nubla la mente de la gente.

En una palabra, los círculos políticos surcoreanos están alborotados por el poder, sin tener en cuenta la indigencia del pueblo.

Es tan natural que los surcoreanos de diferentes estratos expresen su desilusión y disgusto.