EE.UU. – El autor del “peligro financiero de proliferación nacional”

Recientemente, el Departamento del Tesoro de EE.UU., en un llamado informe de “evaluación del peligro financiero de proliferación nacional del año 2022”, cuestionó a varios países que incluyen el nuestro diciendo que estos están creando una “amenaza financiera de proliferación” con las actividades financieras para la proliferación de armas de exterminio masivo.

De verdad, esto es un ejemplo vívido que demuestra como tal la desvergüenza y el descaro de EE.UU.

El hecho de que EE.UU., que ocupa casi el 40% de los gastos militares globales y no cede a nadie el primer lugar en la exportación de armas, cacaree sobre la proliferación de armas de exterminio masivo y las actividades financieras de proliferación de alguien es sumamente absurdo.

El Instituto de Investigación de la Paz Internacional de Estocolmo, en su informe de situación de gastos militares globales del año 2020, señaló que los gastos militares de EE.UU. ocupan el primer lugar en el mundo cada año y que en el año 2020 también, año en que este país sufrió una grave crisis económica y dificultades financieras por causa de la crisis de la COVID-19, los gastos militares de EE.UU. aumentaron un 4.4% en comparación con el año 2019.

En relación con que en el diciembre del año pasado fue adoptado en EE.UU. un proyecto de presupuesto de defensa nacional del año fiscal de 2022 con una proporción de 768,200 millones de US$, las prensas estadounidenses criticaron que, aunque la deuda estatal de EE.UU. batió el récord de 30 billones por primera vez en la historia y la tasa de inflación monetaria registra el 7.5%, máximo nivel en 40 años, pero los gastos militares de EE.UU. aún ocupan como siempre la alta posición inviolable, y está aumentando cada año.

Si observamos solo el monto de exportaciones de armas, en diciembre de 2020, el Departamento de Defensa y el Departamento de Estado de EE.UU. anunciaron que, en el año fiscal de 2020, EE.UU. exportó a sus aliados y Estados acompañantes armas que llegan a 175,000 millones de US$.

En relación con esto, una prensa estadounidense señaló que el monto arriba mencionado es un aumento de 2.8% en comparación con el año fiscal de 2019 y que las corporaciones de la industria militar de EE.UU. esperan más exportaciones de armas.

Como tal, las regiones donde fueron introducidas las armas que fabricó EE.UU. despilfarrando imprudentemente gastos militares astronómicos cada año para mantener su hegemonía militar, se intensifican las carreras armamentistas y las confrontaciones y conflictos entre naciones y estados no cesan.

Es un hecho conocido por todo el mundo que EE.UU., que se engordó con placer gracias a la gran cantidad de dinero ganado con la venta de armas a ambas partes beligerantes de las dos guerras mundiales, está llenando su bolsillo vendiendo armas sin distinguir a sus enemigos o aliados para realizar sus intereses monetarios, y en el momento también, EE.UU. está introduciendo numerosas armas a las regiones de conflictos, como Siria y Yemen.

En 2016, el periódico estadounidense “The Washington Post”, publicó un artículo chocante que señala que el caso en el cual la Arabia Saudita asesinó en un instante a decenas de niños utilizando el arma química contra una escuela de Yemen, tiene relación con el uso de la bomba de fósforo blanco, arma química ofrecida por EE.UU.

La bomba de fósforo blanco, es considerada como una bomba química peligrosa que, cuando se explota, emite el humo blanco que rápidamente coge candela y quema hasta los huesos de todos los organismos vivos del contorno y los reduce a cenizas.

Con respecto al reporte arriba mencionado, los personajes de alto rango del Departamento de Defensa de EE.UU., reconocieron el hecho de que en el pasado EE.UU. había ofrecido bombas de fósforo blanco a Arabia Saudita, pero, se negaron a revelar cuándo y qué cantidad.

Además, en julio de 2016, “Washington Post” reveló que EE.UU. continúa exportando a Arabia Saudita las bombas de racimos, cuyo uso está prohibido y Arabia Saudita está bombardeando a Yemen indiscriminadamente con ellas.

Últimamente, EE.UU. está agravando aún más la situación de Ucrania con asistencias militares de gran escala a este país.

Todos los hechos comprueban contundentemente que justo EE.UU. es el propagador de las armas de exterminio masivo y autor principal del “peligro financiero de la proliferación nacional”.

EE.UU., antes de armar alboroto sobre la “amenaza financiera de proliferación” de alguien, tiene que someterse al juicio por sus delitos que amenazan la paz y la estabilidad del mundo con la carrera armamentista mundial y la proliferación de las armas de exterminio masivo.