Dos diferentes realidades vistas a través del problema de las viviendas

Hoy día, en la RPDC se crea un nuevo ritmo de construcción de acuerdo con el noble propósito del Partido y el Estado que quieren ofrecer cuanto antes al pueblo unas condiciones de vida más estables y civilizadas.

Últimamente, fue construido el reparto residencial con terraza en la zona ribereña del río Pothong y las magníficas viviendas para 10000 familias en las zonas de Songsin y Songhwa donde vivirán las personas humildes, que en breve se mudarán a estas.

La ciudad de Samjiyon fue transformada completamente como el modelo de la ciudad montañosa civilizada y las aldeas mineras de Komdok están siendo transformadas en una ciudad minera sin par en el mundo y una ciudad montañosa y de encañada sin precedentes que será envidiada por todos.

Gracias a los beneficios del Partido y del Estado el pueblo está gozando a plenitud de una vida feliz en sus casas, sin pagar ni un centavo y están creando milagros e innovaciones cada día, imaginando el futuro de la patria que será aún más bella.

Pero en EE.UU. al otro lado del océano, muchas personas están pasando cada día en medio de inquietudes y preocupaciones por causa de las incesantes subidas de precios de bienes inmuebles y el alquiler de viviendas.

Según un informe publicado recientemente por las empresas de corredurías de bienes inmuebles de EE.UU., en diciembre del año pasado, el dinero necesario para alquilar una casa de dos habitaciones en este país llegaba a 1780US$ como promedio mensual y esto es un aumento de 20% en comparación con el mismo período del año 2020.

Se dice que, actualmente, hay que pagar 3825US$ como promedio al mes para arrendar una casa de un cuarto en la ciudad de Nueva York y más de 3000US$ en San Francisco, Boston, San Jose y Miami.

Si tomamos en cuenta el hecho de que en EE.UU., el salario promedio de un obrero que gana el salario mínimo es 8 US$ por hora, ese precio es demasiado alto.

Los especialistas económicos de la Universidad de Harvard prevén que, en lo adelante, el problema de las viviendas será serio, como siempre como consecuencia de que muchos jóvenes que habían entrado en las casas de los padres al empeorarse la crisis de la pandemia en el año pasado vuelven a arrendar las viviendas y el precio general de los bienes inmuebles subieron de manera repentina aproximadamente en un 17%.

Así, los trabajadores que ocupan la mayoría sufren de las extremas dificultades de vida debido al continuo estancamiento económico, pero, los ricos que no llegan ni a 1% de la población se enfrascan en las compras y ventas de los bienes inmuebles despilfarrando fondos fabulosos.

En 2020, en el estado Connecticut de EE.UU., fue vendida en 120 millones de US$ una vivienda lujosa con un área de 1400㎡ y este fue registrado como un negocio de vivienda más cara en la historia. Este hecho muestra como tal la sociedad norteamericana donde los ricos se hacen cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.

Las dos realidades contrastantes de EE.UU. donde el problema de las viviendas inquieta casi todos los días a las gentes y de la RPDC que ni siquiera conoce la palabra de la casa arrendada, comprueban que el socialismo de nuestro estilo centrado en las masas populares es justamente el verdadero paraíso del pueblo.