Segunda jornada del 1º Cursillo de Funcionarios del Sector de Propaganda del PTC

En un ambiente signado de elevado afán de todos los participantes por alcanzar con adelanto la nueva y gran victoria de la revolución bajo la bandera de dar primacía a la idea aceptando de corazón el mensaje programático del estimado compañero Kim Jong Un, prosiguió el día 29 el 1º Cursillo de Funcionarios del Sector de Propaganda del Partido del Trabajo de Corea.

Se produjeron intervenciones en la ocasión.

Los participantes analizaron y balancearon profundadamente el estado de trabajo anterior ateniéndose a la idea y espíritu fundamentales del mensaje referido.

Los oradores dijeron que el mensaje programático del Secretario General del PTC es el gran programa imperecedero que aclaró la más correcta orientación y táctica para incrementar por todos los medios la fuerza ideo-política, la primera de nuestro partido y régimen, al producir cambio radical en el trabajo del sector de propaganda del partido conforme a lo que exige la etapa histórica en que la construcción socialista al estilo coreano transita al desarrollo integral.

En las intervenciones se presentaron las experiencias adquiridas en la propaganda y agitación en el curso de formar a muchos hombres fieles y patriotas verdaderos de la gran época de Kim Jong Un tomando como cuestión principal la educación en la grandeza del partido y el líder y en la fidelidad, impartida de manera novedosa con el objetivo de dar firme continuidad a la tradición de unidad monolítica del pueblo coreano que confía y sigue únicamente al PTC.

Los oradores recalcaron que les tocan a los propagandistas del partido la misión y obligación de grabar en el alma de los funcionarios y trabajadores la imagen de gran hombre sin igual del Secretario General, quien hace realidad todos los sueños e ideales del pueblo con sus ingentes esfuerzos físicos y mentales de día y noche presentando el fomento del bienestar del pueblo como el máximo principio de acción del partido y el Estado.

Se refirieron a los éxitos de las entidades que sobresalieron en el cumplimiento de las políticas del partido al movilizar las fuerzas espirituales de los funcionarios y trabajadores, impulsando la labor ideológica como asunto medular del trabajo partidista y del comité del partido.

Apuntaron que el remedio principal para el desarrollo de cada entidad reside en movilizar en lo ideológico a las masas al cumplimiento de las políticas del partido, siguiendo la instrucción del Secretario General de que se puede romper la roca hasta con un huevo si se le inyecta la ideología.

Para lograr un mejoramiento real de la labor ideológica, hace falta formar mejor la fila de los propagandistas del partido, encargados directos de la propaganda y agitación, y llevar adelante de manera sustancial el trabajo para elevar la responsabilidad y papel de ellos, subrayaron.

Señalaron que se dio avance notable en la implementación de las orientaciones del partido al convertir la labor ideológica en lo predominante de todo el trabajo del comité partidista según la intención del Comité Central del PTC de transformar todas sus filas como propagandistas y agitadores, y exigir fuertemente a todos los funcionarios que tomen parte activa en la propaganda y agitación considerándolas como primera tarea.

Se presentaron los innovadores modos de trabajo con que se produjo un gran auge revolucionario mediante la intensa campaña ideológica, basada en el espíritu de ataque intrépido.

Acotaron que registraron milagros y proezas seguidos al buscar la llave de éxito o fracaso de cumplimiento de las políticas partidistas en dar auge a la campaña ideológica y elevar constantemente su penetrabilidad, compenetrándose más con las masas, cada vez que se tornaban desfavorables las condiciones y se presentaban enormes y difíciles tareas.

Añadieron que aprendieron la verdad valiosa de que el poderío de la labor ideológica es precisamente el éxito real de cumplimiento de las políticas partidistas y este se agranda por la operación innovadora e ingeniosa de los propagandistas del partido y su pasión revolucionaria.

El cursillo analizó y balanceó con rigor las desviaciones que engendran el formalismo sin mejorar decisivamente la labor ideológica, la propaganda y la agitación conforme a las exigencias de la revolución en desarrollo que se cambian bruscamente.

Los oradores expresaron la decisión de cumplir perfectamente su papel de portavoz fiel del Comité Central del Partido y trompetero de la revolución en la empresa de orientar la inagotable fuerza espiritual de las masas a la construcción de una potencia próspera, bien conscientes de las instrucciones del Secretario General de que la primacía de la idea es la clave de nueva victoria sobre las dificultades y el modo revolucionario típico del PTC.

Los participantes procedieron a la sesión de trabajo para comprender a fondo los problemas teóricos y prácticos que van a surgir en el posterior trabajo ideológico.