Sobre la Idea Juche.

Se cumple el aniversario de la publicación de “Sobre la Idea Juche”, escrita ahora hace 40 años un 31 de marzo de 1982 por el Gran Dirigente, Su Excelencia Kim Jong Il.

Con este motivo, el Grupo de Estudio de la Idea Juche (GEIJ) de Madrid, ha aprovechado para releer y volver a estudiar esta obra de vital importancia a la hora de entender el Juche en particular y la Corea del Songun en general, ambas cosas intrínsecamente unidas y complementarias. También hemos procurado resaltar su actualidad y su utilidad real, así como su compromiso internacionalista. Por último, hemos querido tener un recuerdo de los grandes logros y hazañas del Dirigente.

Destacamos lo siguiente:

«El éxito en la revolución y la construcción depende, a fin de cuentas, de cómo se movilizan las fuerzas creadoras de las masas populares. Solo cuando se apoya en estas será posible acelerar con energía la revolución y la construcción, resolviendo con éxito cualquier problema difícil, ya que se trata de fuerzas determinantes que las impulsan.

Para llevar a feliz término la revolución y la construcción con el apoyo de las masas populares, es forzoso trazar una línea y una política correctas que reflejen sus demandas y aspiración y lograr que las hagan suyas. Las masas populares conocen la realidad mejor que nadie y poseen ricas experiencias. Solo si se sintetizan y generalizan la voluntad y las exigencias de las amplias masas, será posible trazar líneas y orientaciones justas que se avengan a las aspiraciones e intereses del pueblo, y conquistar su corazón y alentarlo en la lucha. Si no se logra reflejar fielmente la voluntad de las masas populares, es probable que se cometan errores subjetivistas en la dirección de la revolución y la construcción, y entonces no se podrá poner en juego la facultad creadora de ellas. Una vez adoptadas la línea y orientación que reflejan la voluntad y aspiraciones de las masas populares, hay que explicarlas ampliamente entre estas, para que las hagan suyas».

En el Juche, las masas populares no es un concepto abstracto, sino material, y engloba a la clase obrera y campesina (y en parte a la pequeña burguesía), las cuales tienen conciencia de clase y se organizan en un partido (en este caso el Partido del Trabajo de Corea) para llevar a cabo la Revolución Socialista.

En el Marxismo-Leninismo más «ortodoxo» hablan de que la clase obrera vaya por su lado y el campesinado por otro. Sin embargo, Lenin ya habló del método creador del que habla Kim Jong Il: es la aplicación del axioma de evolución dialéctica del Materialismo Dialéctico a la política.

Sin embargo, ningún autor es infalible y el tiempo pasa y las ciencias sociales no son ciencias exactas. La Idea Juche es una reescritura del Marxismo y una aportación a él en el sentido físico de la palabra: se explica lo mismo con otro método, e incluso se pueden hacer cosas nuevas.

Por ejemplo, en Física, primero tuvimos la mecánica de Newton, que permite describir movimientos hasta cierto límite; después vino la mecánica de Lagrange, que es lo mismo que la Newtoniana, pero simplifica bastante los cálculos matemáticos y permite de manera relativamente sencilla describir órbitas (planetarias y satelitales), es decir, que superó a Newton sin quererlo.

Cada nación describe su ideología socialista: en Rusia estuvo el Leninismo, en China el Maoísmo, en Corea el Juche y el Kimilsungismo-Kimjongilismo, en Cuba la variante Martianista del Marxismo-Leninismo. En España tuvimos a Líster y a Vicente Uribe (ambos del PCE), que intentaron desarrollar una ideología socialista para España, pero les pilló de por medio la Guerra Civil. De hecho, Vicente Uribe fue el primer ministro comunista de la historia de España.

———————————————————————————————————-

Es necesario que todos, tanto miembros del PTC como trabajadores, tengan una idea correcta de la Idea Juche para poder aplicarla de manera correcta y consecuente en pro de la revolución coreana.

Solamente las ideas revolucionarias de la clase obrera pueden sintetizar las aspiraciones de las masas populares, y entre ellas destaca sobremanera la Idea Juche; esta consigue que las masas populares luchen por su independencia y sean el motor del cambio, adoptando el papel principal, transformador y creador de la sociedad.

Es importante que las masas populares se den cuenta de que son dueñas de la situación, si se arman con ideas revolucionarias, y es necesario que todos, tanto miembros de PTC como trabajadores, tenga una idea correcta de la Idea Juche para poder aplicarla de manera acertada y consecuente en pro de la revolución coreana.

La revolución debe llevarse en cada país de acuerdo a las circunstancias de cada país y bajo la responsabilidad del pueblo de cada país. La revolución en Corea tuvo que luchar en dos ámbitos diferentes: el primero, el salvaje colonialismo ejercido por Japón, y luego una lucha democrática contra los estancados feudalismos existentes. Además, se encontró en ocasiones con un servilismo hacia potencias extranjeras que no era ni mucho menos el camino a tomar; todo esto junto aporta una importancia histórica en la revolución coreana que da cuenta de la enorme magnitud del trabajo realizado por las masas populares unidas como un solo hombre en torno a Kim Il Sung, que lograron un hecho histórico en la consecución de sus logros. Además, poco después de expulsar al imperialismo japonés, tuvo que luchar contra otro imperialismo, aún más cruento, como es el estadounidense, el cual, por desgracia, aún dura en parte de la península coreana, dividiéndola artificialmente en dos.

La Idea Juche parte en un principio del marxismo-leninismo, pero a su vez incorpora aspectos culturales propios basados en la larga y rica historia del pueblo coreano sin los cuales no tendría esa riqueza y esa raigambre que tienen en ellas masas populares. Como tal es una idea revolucionaria y nueva centrada en el hombre, concretamente en las masas populares, que son el ente material más desarrollado existente. El hombre, además de una vida física, tiene una vida socio-política, ya que vive en sociedad; esto hace que sea un hombre social creador, y forme parte de las masas populares, siendo estas dueñas del mundo y por tanto capaces de transformarlo. Estas son quienes transforman y desarrollan la sociedad, de ahí que sean el verdadero sujeto de la historia social; este es uno de los grandes avances de la Idea Juche, el poner a las masas populares como el único y verdadero sujeto; solo si estas masas son capaces de forma independiente de crear y transformar el mundo de acuerdo a sus necesidades independientes como tal, pueden ser consideradas como el verdadero sujeto de la historia.

———————————————————————————————————-

Por último, nos ha parecido oportuno incluir en este artículo unos apuntes sobre la Idea Juche que elaboramos hace un tiempo:

Apuntes sobre la Idea Juche. 

– El ser humano es el centro de todo y es dueño de su destino. Dentro del destino también se encuentran los medios de producción. Ser dueño de su destino también en ser dueño de la Revolución y de la construcción del socialismo, desde una posición independiente, creadora y consciente. Uno mismo y uno con las Masas poseen la fuerza para lograrlo (autoconfianza y perseverancia); poseen aquello que impulsa la Revolución y la construcción. Esto hace posible la transformación.

– No hay nada que el ser humano no pueda hacer. El ser humano lo determina todo. Juche es una filosofía humanista y humanocéntrica, centrada en las personas.

– La Idea Juche es la filosofía oficial de la República Popular Democrática de Corea. Es una filosofía progresista y original creada por el Presidente Kim Il Sung, que se nutre del marxismo-leninismo, que es entendida como una aportación a él, y que sirve para aplicarlo en la RPDC mediante el socialismo científico, dentro de la realidad de Corea y atendiendo a su idiosincrasia (materialismo histórico). En algunos de sus escritos, el Presidente Kim Il Sung equiparaba el Juche con el comunismo

– La Historia de la humanidad es la de la lucha por su independencia (materialismo dialéctico). Juche es autosuficiencia. Su base metodológica integral es el Kimilsungismo-Kimjongilismo.

– A nivel internacional, el Juche se enmarca dentro del internacionalismo proletario, con lo que apoya y anima a los pueblos oprimidos del planeta a luchar por su independencia y por el socialismo. Esto lo realizarán por sí mismos, puesto que la RPDC defiende la no injerencia en los asuntos internos de otros países.

– Conecta con la Política Songun, la cual da prioridad a los asuntos militares para defender el socialismo en la RPDC. El Songun tiene al Ejército Popular de Corea como el grupo revolucionario principal en la Revolución y la construcción (sin desmerecer por supuesto a la clase obrera).

– Conecta también con la idea del “socialismo en un país”, tesis creada por Lenin y desarrollada por el camarada Stalin.

– Existen tres principios que caracterizan al ser humano: la independencia, la conciencia y el espíritu creador. La independencia significa que el ser humano no se supedita a nada, pero también significa la independencia en lo político a nivel estatal, como nación. La conciencia es la conciencia como ser social: la conciencia de clase (conocer para transformar). En cuanto al espíritu creador, podemos citar a Karl Marx cuando decía que “el carpintero idea en su mente lo que va a construir, antes de empezar”. La actitud independiente, la fuerza creadora y la acción consciente: independencia-creatividad-conciencia: actitud-fuerza-acción.

– Las Masas populares son el sujeto independiente de la Revolución. Forman un colectivo socio-político, concienciado con el pensamiento revolucionario del Líder y unido organizativa e ideológicamente (método de dirección de la revolución y método del trabajo). Las Masas poseen también una obligación moral para con la Revolución (colectivismo).

– Todo lo anterior no lo hereda el ser humano, no se nace con ello: se asimila a través de la vida colectiva y mediante la educación social (voluntariedad).

Ejemplo: las leyes del desarrollo social. 

  1. La acción voluntaria y el papel del sujeto social.
  2. El desarrollo social de acuerdo con el desarrollo humano.
  3. El desarrollo social a través de los tres aspectos principales de la transformación: la naturaleza, la sociedad y los seres humanos. Todo lo anterior supone el progreso social.

——————————————————————————————————————–

Apéndice:

– Conciencia.- Este término se usa para distinguir las características del estado de conciencia, o para designar los procesos internos del ser humano de los que es posible adquirir conciencia. Pero además puede tomarse como sinónimo de autoconciencia. En el primer caso, la conciencia es vigilancia o estado de alerta, y coincide con la participación del individuo en los acontecimientos del mundo que le rodea. Es la presencia o asistencia consciente a las modificaciones que se suceden en la propia interioridad. Constituye el objeto propio de la psicofísica. En cuanto a la autoconciencia, debe ponerse en relación con el de la comunicación de los conocimientos de conciencia, que, forzosamente, solo pueden tener lugar por medio del lenguaje. Conciencia viene a ser así casi sinónimo de comunicación, tanto si el diálogo es interior como exterior. La conciencia, por tanto, tiene un carácter verbal, o al menos es verbalmente formulable; tiene un umbral (objeto de estudios psicofísicos), y su extensión se limita a los objetos de los que puede dar una comunicación verbal. El estado de conciencia requiere un perfecto funcionamiento del sistema nervioso central. Anomalías patológicas de la atención pueden darse en estados de alienación mental.

– Creatividad.- Actitud del individuo ante el mundo que le rodea caracterizada por la capacidad de descubrir nuevas relaciones, modificar acertadamente las normas establecidas, hallar nuevas soluciones a los problemas y enfrentarse positivamente con los nuevos, contribuyendo al progreso de la realidad social.

– Alienación.- En sociología, y dentro de la teoría marxista, es la despersonalización que en la sociedad capitalista sufre el proletario a causa de un trabajo que le es totalmente externo. El proletariado puede «adaptarse», pero a costa de perder su personalidad. El alienado social solo se siente bien siendo «como los demás». No se trata de una adaptación, sino de una disolución de personalidad; es el típico esclavo de los mass media.

“Diccionario de Psicología”, Ediciones Mensajero, Bilbao, 1985.