Fiesta de la primavera inmortal con brillantes logros.

La primavera desborda la veneración de los diferentes pueblos del mundo por el Presidente Kim Il Sung.

El Presidente que nació en una casa de paja en Mangyongdae como el sol del Juche el 15 de abril Juche 1 (1912) fue el acontecimiento auspicioso de la época por la cual se abrió la perspectiva brillante para Corea y se inauguró la era independiente.

El Presidente Kim Il Sung fue el mayor benefactor de la nación coreana que le proporcionó un glorioso futuro y un extraordinario santo que iluminó el camino del pueblo coreano.

El Presidente hizo el tesoro de la ideología de la humanidad al engendrar la inmortal Idea Juche que erigió a las masas trabajadoras en dueñas de su destino y al mundo en su adolescencia con su profunda idea y brillante inteligencia.

Fue el patriota sin par que aplastó el imperialismo japonés con su extraordinaria sabiduría, su férreo valor y su inteligencia de brillante comandante y liberó a Corea. Creó el milagro histórico de defender la independencia y la dignidad nacionales al lograr una brillante victoria en la guerra moderna con las fuerzas aliadas imperialistas dirigidas por EE.UU. que se jactaban de ser «las más fuertes» del mundo.

Nacido como hijo del pueblo trabajador, el Presidente consideró que creer en el pueblo como en el cielo era su lema de toda la vida. Él, que se dedicó a la prosperidad del país y al bienestar del pueblo, construyó la RPDC como el paraíso socialista independiente, autosuficiente y autosuficiente en la defensa que los pueblos del mundo envidian.

Con su incansable especulación y enérgica dirección presentó la carta de tres puntos para la reunificación de la Patria, el programa común de la reunificación de la Patria y las propuestas más justas y razonables para llevarla a cabo. Desarrolló el movimiento por la reunificación independiente hasta convertirlo en un movimiento pannacional y condujo a toda la nación por el camino de la reunificación con su amplitud de miras y afinidad. Las hazañas inmortales realizadas por el Presidente, que trabajó arduamente por la reunificación nacional y la unidad general de la nación hasta los últimos momentos de su vida, son brillantes junto con la nación coreana.

El Presidente hizo arder el mundo de independencia y justicia con su fe inflexible, su firme principio revolucionario y su juiciosa habilidad política. Es admirado como el veterano de la política independiente reconocido por el mundo y el sol de la humanidad, ya que realizó grandes contribuciones para realizar la causa de la independencia humana.

Es el mejor honor de la nación coreana venerar al Presidente Kim Il Sung como el sol de la nación coreana junto con el siglo XX.

La brillante tradición y la historia de la RPDC han sido glorificadas por la destacada y aguerrida dirección del Dirigente Kim Jong Il. Ahora el camarada Kim Jong Un la exhibe plenamente en todo el mundo.