¿Cuál es el objetivo del alboroto de “expulsión de diplomáticos”?

Recientemente, la atención de la sociedad internacional se concentra en el alboroto de expulsión de diplomáticos rusos que está ocurriendo en toda Europa.

El número de diplomáticos rusos expulsados por los países miembros de la Unión Europea (UE) durante el período de un poco más de un mes después de que Rusia comenzó la operación militar especial en Ucrania llega a más de 400, y en particular, entre el día 4 y 5 de abril, Francia, Alemania y España registraron un “nuevo récord” al expulsar a 148 diplomáticos rusos en total en 48 horas.

Aunque los países de la UE expulsan a porfía a los diplomáticos rusos tomando como pretexto de la expulsión las “actividades de espionaje” de tales diplomáticos, en su fondo yace una siniestra intención de manchar aún más la imagen externa de Rusia y aislarla completamente en la esfera diplomática.

Lo que llama la atención es el hecho de que el día 28 de febrero pasado, el Departamento de Estado de EE.UU. dio “inicio” a la campaña de expulsión de diplomáticos rusos que comenzó con la situación crítica de Ucrania al anunciar la expulsión de 12 diplomáticos rusos acreditados en la ONU.

La portavoz oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia burló como sigue.

La farsa de expulsión a los diplomáticos rusos que está desplegándose en los países europeos fue dirigida por EE.UU., y algunos países occidentales se sentirán incómodos por haber participado en tal farsa y algunos querrán ser elogiados.

A continuación, reveló que Washington no es cortés hasta con sus aliados y está forzándolos a que le obedezcan, y que aquí yace la esencia de la famosa “solidaridad del Occidente”.

El comunicador del Presidente de Rusia advirtió que, si los países la UE continúan aferrándose a las medidas de expulsión a los diplomáticos rusos que empeoran las relaciones diplomáticas, no se puede excluir la posibilidad de la ruptura de relaciones diplomáticas con estos países.

Mientras que EE.UU. y el Occidente no se libren de su negación inveterada a una futura Rusia poderosa, las provocaciones contra Rusia como la expulsión a los diplomáticos serán perpetradas incesantemente y tales acciones acarrearán seguramente el debido contraataque de Rusia.