El 25 de abril – la raíz histórica de nuestras fuerzas revolucionarias

El 25 de abril de 1932 fue fundado el Ejército Revolucionario Popular de Corea (ERPC), la primera fuerza armada revolucionaria de nuestro pueblo, por el gran camarada Kim Il Sung.

Con la fundación del ERPC, nuestro pueblo pudo poseer la garantía armada para derrotar al gansteril imperialismo japonés que se jactaba de ser el “caudillo de Asia” y realizar la sagrada causa de la liberación de la patria, y desde entonces, fueron iniciadas la historia y la tradición de la invencibilidad de nuestra revolución.

La dignidad, el prestigio, la invencibilidad y el poderío del socialismo a nuestro estilo que se elevan con el pasar del tiempo están relacionados con esta fecha histórica.

Hoy día, nuestras fuerzas revolucionarias se han fortalecido como fuerzas armadas más fuertes que nadie en este mundo puede ignorar y los enemigos tienen que temer sin falta.

Nuestras FF.AA., que tienen en la más alta estima al camarada Kim Jong Un quien es el símbolo de nuestro Estado y el representante de la gran dignidad como Comandante Supremo de las fuerzas armadas de la República Popular Democrática de Corea, están en el período de máximo apogeo de su desarrollo.

Partiendo de las lecciones de la historia de nuestra nación que históricamente sufrió las tragedias de la agresión de las fuerzas extranjeras y que no tiene otra manera más que construir el socialismo bajo la constante amenaza de las fuerzas hostiles que se prolonga por siglos y las demandas y las peculiaridades de la revolución coreana, el estimado camarada Kim Jong Un presentó el fortalecimiento del poder de defensa nacional como un asunto estatal indispensable y vital que no puede ser postergado ni por un momento por nuestro Partido, gobierno y pueblo, y desarrolló y enriqueció aún más la idea sobre las estrategias y tácticas militares a nuestro estilo de acuerdo con las demandas de la guerra moderna y fortaleció el Ejército Popular de Corea, pilar del poder de defensa nacional, como un invencible ejército élite revolucionario sin rival.

El camarada Kim Jong Un, Comandante Supremo de nuestras fuerzas armadas revolucionarias da instrucciones valiosas participando personalmente en las grandes reuniones para el fortalecimiento de la capacidad combativa del Ejército Popular y en ciertas ocasiones imbuye el incomparable coraje y la audacia a los militares en los terrenos de entrenamientos militares llenos de humo de pólvoras y las trincheras.

Al margen de las abnegaciones del estimado camarada Kim Jong Un que dedica días de consagraciones sin hacer caso del peligro de vida no se puede imaginar sobre el nacimiento de las potentes armas ultramodernas de nuestro Ejército Popular.

Gracias a la enérgica y abnegada dirección del estimado camarada Kim Jong Un que visita sin vacilación alguna los peligrosos terrenos del lanzamiento de ensayo superando con osadía los incontables desafíos y dificultades para defender el destino de la patria y del pueblo, se abrió la historia de milagros que trajo el nacimiento de las armas estratégicas del estilo del Partido del Trabajo de Corea y su rápido desarrollo y nuestro Ejército Popular pudo tomar la segura superioridad militar-técnica y ser capaz de aplastar rotundamente las amenazas de provocación de las fuerzas hostiles.

Nuestro Ejército Popular mantiene el máximo estado de alerta y está totalmente dispuesto a aniquilar fuera de nuestro territorio sagrado en caso de que cualquier fuerza se atreva a maniobrar militarmente para perjudicar la seguridad de nuestro Estado.

Gracias a que tenemos las fuerzas armadas revolucionarias armadas con la idea revolucionaria del Partido del Trabajo de Corea, infinitamente fieles a la patria y pueblo y equipadas con los potentes armamentos ultramodernos que reflejan la fuerza y el espíritu de nuestro pueblo, ninguna fuerza agresora podrá provocar a nuestro Estado y la República Popular Democrática de Corea, nuestra gloriosa patria, será infinitamente poderosa, floreciente y próspera.