El país donde el trabajador es el dueño

El 1 de mayo es el día de los trabajadores del mundo.

Cada año, cuando llega este día, en el corazón de nuestro pueblo se desborda infinitamente el afecto del ardiente agradecimiento a los grandes hombres sin igual que pusieron en el máximo plano la dignidad y posición de las masas populares trabajadoras y dirigieron la revolución y la construcción por el camino de la victoria apoyándose en su poderío combativo y fuerza creadora.

El gran camarada Kim Il Sung y el gran camarada Kim Jong Il, diciendo que nuestro mundo es el mundo de la clase obrera, exaltaron a los obreros, campesinos, intelectuales, que en el tiempo pasado habían sido maltratados y oprimidos, como dueños de las fábricas, tierras y del país y abrieron la época de Chollima de los cambios seculares y la era del Partido del Trabajo al avivar sus talentos creadores y fervores, encendieron la antorcha de gran auge revolucionario y prepararon una base firme de la construcción de la potencia.

En los recintos de las fábricas, linderos de los arrozales y centros de la investigación científica están grabadas las nobles huellas de dirección de los grandes Líderes y en los títulos valiosos del ejemplo de la época y héroe que recibieron los trabajadores ordinarios están contenidos el ardiente amor y confianza de los Líderes.

El camarada Kim Jong Un dio a la clase obrera, los científicos y técnicos la máxima confianza al llamarlos como heroica clase obrera de Kim Il Sung y Kim Jong Il, vanguardia y unidad avanzada que defiende al Partido y la Revolución, y dirige de mano a mano para que la brillante tradición de lucha de los trabajadores de la Corea de Juche sea continuada firmemente de generación en generación.

El estimado camarada Kim Jong Un planteó la idea de construir un reparto residencial con terraza del nivel mundial en la zona ribereña del río Pothong que se encuentra en el centro de la capital donde estaba situada la residencia del gran Líder y ofrecerlo a los trabajadores y, hecho personalmente diseñador, contratista e inversionista de la obra de construcción lo levantó en el máximo nivel y en la ceremonia de inauguración dijo que nuestro Partido hizo justo lo que deseó el gran Líder, que probablemente nuestro gran Líder estaría satisfecho al saber que a cambio de que fue retirada su residencia fueron construidos en ese lugar los hogares llenos de felicidad de los patriotas y trabajadores beneméritos.

El hecho de que los dueños de las residencias de lujo que parecen un palacio son precisamente los obreros ordinarios, como una realidad inimaginable en el mundo capitalista donde los bulevares de la capital son de los ricos adinerados, demuestra como tal la superioridad del sistema socialista de nuestro estilo donde las masas populares gozan plenamente de un vida independiente y creadora como dueños del Estado y la sociedad.

Los amigos extranjeros que presenciaron la realidad de nuestro país que enaltece al pueblo trabajador como el cielo y no escatima nada por el pueblo expresaron sus envidias diciendo que “El país donde todos los trabajadores aprenden y estudian según sus esperanzas y aptitudes y viven sin ninguna preocupación es justamente la RPDC”, “El país donde el Partido y Estado preparan las excelentes condiciones de vida para los trabajadores es solamente la RPDC.”

En el mundo no hay trabajadores como nuestra clase obrera, campesinos e intelectuales que disfrutan, de generación en generación, de la suerte de tener en alto a los grandes Líderes y brillan su vida digna y valiosamente.

Todos nuestros trabajadores que celebran el 1 de mayo, con el gran orgullo y dignidad de tener en alto al estimado camarada Kim Jong Un como el gran sol, están firmemente decididos a manifestar enérgicamente el espíritu heroico del trabajador socialista de Juche en la gran marcha de todo el pueblo por lograr el desarrollo integral de la construcción socialista.