En demanda del derecho al trabajo.

La Confederación Coreana de Sindicatos y los partidos progresistas celebraron una conferencia de prensa para reivindicar la política para la vida del pueblo.

Declararon que castigarán a los dos partidos que sólo se dedican al poder sin tener en cuenta la miseria del pueblo.

Reforzaron su determinación de emprender una acción dinámica para la reforma del sistema electoral y la política que se ocupa del bienestar público.

Mientras tanto, los trabajadores del transporte público instaron a las autoridades surcoreanas a detener la reestructuración de las instituciones públicas.

Señalaron que si el nuevo gobierno impulsa la reestructuración de las instituciones públicas y la política de comercialización, se enfrentará a una seria resistencia desde la primera etapa del poder.