Indoblegable fuerza espiritual del pueblo coreano

Debido a la proliferación de la COVID-19, Corea atraviesa una prueba tan severa que puede ser evaluada como flagelo más grande desde la fundación del Estado.

Pero, el pueblo coreano pone de pleno manifiesto su indoblegable fuerza espiritual para superar la crisis sanitaria sin la menor muestra de pesimismo o vacilación.

Está convencido de que no hay nada que temer ni cosa inalcanzable en este mundo si lucha con tal poder mental.

La revolución coreana vino superando las dificultades inimaginables en el curso de su avance.

Haciendo uso de la fuerza espiritual, el pueblo coreano logró la liberación de la patria mediante la guerra antijaponesa y creó el mito de victoria en la enconada Guerra de Liberación de la Patria de 3 años, de que se puede decir la confrontación entre el fusil y la bomba atómica.

Resistió la Marcha Penosa, la forzada, en que estuvo ante la disyuntiva de vivir como guardia independiente victorioso o sufrir otra vez la deshonra de esclavo colonial del imperialismo.

La fuerza espiritual del pueblo coreano es el remedio omnipotente que convierte lo imposible en lo posible y la dificultad en la victoria aplastante.

El pueblo coreano está dispuesto a demostrar a todo el mundo la fuerza y el temperamento de la Corea heroica y triunfar tanto en la guerra antiepidémica como en la construcción económica.