Se garantiza el futuro

Asegurar el derecho de los niños constituye un asunto muy importante relacionado con el desarrollo de cada país y nación y el futuro de la humanidad.

Criar a nuevas generaciones en el régimen y las condiciones inmejorables para la envidia de todo el mundo, es la voluntad inquebrantable del Partido del Trabajo de Corea.

Bajo la atención del Estado, todos los niños de la República Popular Democrática de Corea crecen como poseedores de ricos conocimientos, nobles virtudes y buena salud.

En efecto, ellos disfrutan de la vida dichosa estudiando a sus anchas en los centros docentes dotados de modernos equipos de enseñanza y las bases extraescolares, incluyendo el Palacio de Niños y Escolares de Mangyongdae.

Especialmente, numerosos compatriotas en el ultramar y extranjeros que visitaron el Campamento Internacional de Niños de Songdowon durante la permanencia en la RPD de Corea soltaron a porfía la admiración diciendo que el campamento, edén infantil, es igual que el oasis para los campistas, que ellos envidiaban de veras a los niños coreanos.

En la RPDC los órganos del poder popular aseguran satisfactoriamente bajo su responsabilidad las condiciones de enseñanza a los niños de las zonas montañosas e islas solitarias y existen escuelas y maestros exclusivamente para los alumnos. Corren el barco, el autobús y el tren para unos contados hijos de obreros y campesinos.

Gracias al aumento de la producción de las fábricas de la industria ligera destinadas a producir cuadernos Mindule y carteras, los niños van placenteros a las escuelas vestidos del nuevo uniforme escolar con carteras y artículos escolares preparados por el Estado.

A medida que se aumentan sistemáticamente las inversiones del Estado en la enseñanza, se desarrolla cada día más la educación de la RPD de Corea.

En el país está definida como problema político la combinación de la enseñanza y la salud pública para el crecimiento espiritual-corporal y el desarrollo de los infantes.

Se puede citar como ejemplo el Hospital Pediátrico Okryu dotado de modernas instalaciones médicas y con alto nivel del servicio médico. Aquí tienen lugar las lecciones de maestros en las aulas acondicionadas especialmente para los niños hospitalizados. Además, hay locales de juego bajo el techo y al aire libre, acondicionados de acuerdo con la psicología infantil para que los niños enfermos tuvieran la tranquilidad como en sus casas.

También está establecido el sistema de aseguramiento médico en los órganos de la crianza y educación de los niños.

Tanto en todas las casas cuna, jardines de infancia y escuelas como en las bases de educación extraescolar están ubicados los galenos y se suministran normalmente por el Estado los aparatos médicos y los medicamentos.

La RPDC se encarga enteramente de todos los costos necesarios para curar, diagnosticar, ensayar, examinar, recetar, hospitalizar, recuperar, llevar y traer de casas de reposo, someter al chequeo médico, consultar y vacunar a los niños enfermos.

Asegurar inmejorables condiciones de crianza sin consideración al fondo que invertir constituye la política más importante y máximo anhelo del Partido del Trabajo de Corea.

En febrero pasado se aprobó la nueva Ley de crianza de niños de la RPD de Corea capaz de dar aporte a materializar cabalmente la política de crianza de niños al establecer estrictamente el régimen y la disciplina en producir y suministrar comestibles nutritivos para los niños y asegurar condiciones favorables a su crianza.

Con respecto a esto, todo el mundo expresa por unanimidad que los niños coreanos que crecen sanamente en lo espiritual y moral y fuertemente en lo corporal son los más benditos en el mundo.