La Corea del futuro es de los miembros de la Organización de los Niños.

En medio de que resuena sin cesar la canción “No hay nada que envidiar en el mundo” en el cielo de la Corea socialista, nosotros acogemos el 76º aniversario de la fundación de la Organización de los Niños de Corea.

El gran camarada Kim Il Sung fundó la Organización de los Niños de Corea, una organización popular de los niños de nuestro país que heredó la noble tradición del Cuerpo Infantil antijaponés, el día 6 de junio de 1946, y durante todo el periodo de su dirección revolucionaria construyó un reino de los niños sobre esta tierra con su gran amor sin precedentes en la historia.

El gran Dirigente camarada Kim Jong Il definió la formación de la generación venidera como un trabajo importante relacionado con el futuro de la revolución y encontró toda su felicidad y orgullo en las risas radiantes de nuestros niños, aunque él pasaba todo tipo de penas experimentando vientos fríos, nieves y lluvias.

El amor inolvidable del gran Dirigente, quien hizo que la bandera del campamento de la Organización de los Niños flameara con más vigor en los campamentos de todo el país, también en el período en que la patria estaba pasando severas pruebas e hizo que las voces del estudio y de las risas optimistas resonaran en lo alto aun cuando la situación del país era difícil, conmueve a nuestras nuevas generaciones hoy día también.

El estimado camarada Kim Jong Un continúa como tal las infinitamente nobles concepciones de la generación venidera y del futuro de los grandes líderes, y está dedicando incansables esfuerzos y abnegaciones para formar a nuestros niños y estudiantes como los pilares que sostendrán la potencia socialista.

El estimado Mariscal exalta a los miembros de la Organización de los Niños como preciosos tesoros y totalidad de la esperanza y futuro incomparables con las riquezas astronómicas de oro y plata y les abre la puerta de flores de la enseñanza general obligatoria de 12 años y construye los campamentos de niños y palacios de escolares y niños de máxima clase en todos los lugares del país y las escuelas primarias y secundarias para huérfanos provistas de excelentes condiciones y ambientes de enseñanza y entrega nuevos uniformes y útiles escolares de buena calidad. Bajo la cálida atención del estimado Mariscal, nuestros estudiantes y niños crecen como fuertes pilares que sostendrán y construirán excelentemente el gran país del pueblo.

¡Preparémonos siempre para la patria socialista!, esta es la unánime aspiración de nuestros miembros de la Organización de los Niños.

Muchos extranjeros que visitan a nuestro país no contienen las admiraciones diciendo que “las personas de los países capitalistas no conocen bien sobre qué tipo de beneficios estatales reciben los niños en la RPD de Corea y cómo se crea el excelente ejemplo del amor a la posteridad”, “La RPD de Corea es el país donde los niños son reyes del país y un paraíso de los niños”, “En ninguna parte del mundo hay generaciones tan benditas como los estudiantes y niños de la RPD de Corea donde viven todos como una familia teniendo en alto a Su Excelencia Kim Jong Un como padre.”

De hecho, en el mundo no hay estudiantes y niños como los nuestros que, gracias al gran amor del Partido y Estado, florecen a plenitud sus sueños y talentos sin preocupación alguna y se preparan firmemente como dignos trabajadores y pilares del país.

Todo el pueblo del país, a través de la vigorosa y brillante imagen de los miembros de la Organización de los Niños que, gracias al amor del estimado mariscal a la posteridad y futuro, crecen sin envidiar nada en el mundo, tiene la inconmovible fe en el brillante futuro de nuestra patria.