Se mejoran el nivel científico, rapidez y exactitud de chequeo médico y tratamiento

El sector de profilaxis y salud pública garantiza la estabilidad de la situación antiepidémica elevando el carácter científico, la rapidez y la exactitud del chequeo médico, prueba y tratamiento de la epidemia.

La Dirección Central de Profilaxis de Emergencia conduce bien la actual batalla profiláctica tomando como uno de los remedios para mejorar la capacidad antiepidémica hacerles a los grupos de investigación por sectores buscar las ventajas y desventajas de la labor profiláctica y remediar los defectos.

Se mejora el nivel científico del chequeo médico y distintas pruebas para confirmar el contagio del SARS-CoV-2 a base del control de todos los febricitantes en el ámbito nacional.

Más de un millón de médicos de zona y activistas de higiene informan a los órganos de profilaxis emergente los problemas surgidos en el chequeo médico cotidiano y toman las medidas adecuadas.

Los puestos de examen instalados en diferentes localidades del país se enfrascan en discernir a los febricitantes comunes y los contagiados por el SARS-CoV-2.

Se profundiza el trabajo para estudiar y completar los optimizados métodos y tácticas de tratamiento, lo cual incide en la elevación del porcentaje de recuperación.

Los expertos de los órganos de investigación científica y de los hospitales centrales están estableciendo y estandarizando los métodos y tácticas de curación recomendables a distintas circunstancias.

Por su parte, la rama de salud pública enmienda y complementa la guía de tratamiento.

Está en curso la investigación orientada a determinar el programa de tratamiento para los pacientes con constituciones físicas excepcionales y el plazo de la salida de virus en los contagiados y de su recuperación y evaluar correctamente los resultados de examen de la eficacia clínica de varios fármacos y el grado de peligrosidad de un recontagio.

Se aplican los racionales métodos de medicación y curación.

Se desarrolla el programa de asistencia a diagnosis visual que garantizará la rapidez y el carácter científico del diagnóstico y curación de la pandemia al sintetizar las imágenes brindadas por las instituciones de tratamiento y prevención a lo largo del país.

Se trabaja también para dar la definición de diferentes secuelas y aclarar los problemas que se presentan en la selección y uso de los fármacos por cada síntoma, el tratamiento y la atención a pacientes en el hogar.

Se presta atención a los preparativos para instalar el centro de tratamiento zonal que auxiliará y guiará la curación de los habitantes.

Marchan los trabajos con miras a acondicionar bien el Centro Nacional de Higiene y Prevención como base de la campaña profiláctica, potenciar las entidades de higiene y profilaxis de todos niveles con los equipos y medios de prueba de último modelo y convertir todas las regiones en un baluarte invulnerable a la COVID-19.