Razón del viaje nocturno

Cerca de la medianoche de un día de agosto de 47 de la era Juche (1958) el Presidente Kim Il Sung terminó su dirección sobre el terreno a una provincia.

Sus acompañantes prepararon un alojamiento para aliviar las fatigas del mandatario y le pidieron que él partiera por la mañana del día siguiente.

Pero él subrayó la necesidad de regresar incondicionalmente en aquella noche, añadiendo que debían hacer el trabajo planeado en ese mismo día fuere lo que fuere y mandó conducir el automóvil hacia Pyongyang.

Pese a todo, un funcionario le pidió que no podría postergar ese trabajo si no era un asunto tan importante y el mandatario le replicó que no podía retrasarlo, pues se trataba de un trabajo muy importante que tenía planeado desde hacía tiempo.

Así que regresó a Pyongyang tras el viaje nocturno de centenas de ríes y desde la mañana temprana del día siguiente visitó la entonces Fábrica Sedera de Pyongyang, el entonces Almacén de Pyongyang y la obra de protección de la ribera del río Taedong.

Como se ve, el Presidente realizó el viaje nocturno de larga distancia para asegurar cuanto antes al pueblo una vida acomodada y civilizada