Científico que creó una nueva variedad de gallina

«En aquel tiempo, aunque merecía que nuestro instituto se encargara de esa tarea investigativa, ninguno de nosotros sabía del todo cuán difícil era apostar su destino en ella.» -recordó Hong Song Sik, Científico Benemérito, Doctor y director del Instituto de Gallinas de Jongju del Centro Investigativo de Avicultura, quien, durante más de 20 años, hizo tesoneros esfuerzos al desarrollo de la avicultura del país y dedicó todo su ser a cumplir la tarea investigativa destinada a obtener una variedad de gallina ponedora de nivel mundial.

Un día invernal del 92 de la era Juche (2003) se realizaba en una sala pequeña del instituto una reunión de consulta, con la participación de los funcionarios del gabinete, de la rama correspondiente y hasta los especialistas, en que se debatió el problema de encargar a cierta unidad la tarea investigativa que a la sazón estaba estancada.

Se trataba de nueva labor investigativa destinada a crear por primera vez en el país una especie de gallina de nivel mundial en la cifra de huevos puestos y el período de puesta, el sabor y la calidad de huevos y la resistencia a las enfermedades y establecer el sistema de producción de reproductores.

Dado que la patria acababa de pasar un período difícil, la situación del instituto era precaria. Contaba a la sazón con unos contados investigadores y la mayoría de sus empleados no sabía ni una jota sobre la creación de variedades. En tal situación, era una verdadera aventura iniciar la costosa investigación en que debía estar dispuesto para una considerable pérdida económica y requería una rigurosa condición de la profilaxis veterinaria. A pesar de todo, los científicos, incluyendo Hong Song Sik que trabajaba a la sazón como ingeniero responsable de allí, se encargaron sin pensar dos veces de esa tarea investigativa.

Por supuesto que la investigación no iba viento en popa y a toda vela, debido al nacimiento de los pollitos deformados y degenerados, el derroche del pienso y la muerte masiva de las gallinas causada por la leucemia.

Sin doblegarse ante repetidos fracasos, Hong se esforzó para construir decenas de corrales, cada uno de los cuales contaba con centenas de metros cuadrados de área construida y preparar condiciones necesarias para la investigación.

Pero, durante un viaje de trabajo para el transporte del pienso, sufrió un accidente, por lo que se vio obligado a perder una pierna.

Algunas personas le aconsejaron que abandonara la investigación, que no tenía esperanza si, además, sufría una dificultad corporal, pero él no pudo dar ni un paso atrás.

Al contrario, aguantando el agudo dolor físico que le acosaba a menudo, fue el primero en llevar a espalda estiércoles húmedos a las parcelas a fin de resolver los problemas del alimento y el pienso y consultó los datos de técnicas avanzadas velando noches.

Diez años después, por fin, su colectivo investigativo acabó por crear a nuestro estilo una nueva especie estatal de gallina ponedora.

Nació así la primera variedad “Gallina Jongju-No.1” de nivel mundial en la cantidad de huevos puestos.

El año pasado Hong Song Sik y sus colegas lograron crear “Gallina Jongju-No.2” y establecer el método de selección de raza pura y el sistema de su producción.

En reconocimiento a su mérito, el Gobierno le otorgó el título del Premio Científico-Técnico 16 de Febrero y lo presentó como patriota socialista de méritos laborales.

Parece que el momento más feliz para el científico es cuando logra el valioso éxito investigativo que demanda la patria y anhela el pueblo” -afirmó Hong Song Sik.

El año pasado él fue definido como uno de los científicos y técnicos sobresalientes del Estado y en abril pasado recibió el título del Héroe del Trabajo de la República Popular Democrática de Correa.